Carnaval de Barranquilla

Ferias y fiestas

El Carnaval de Barranquilla es la fiesta folclórica y cultural más importante de Colombia.

Cada año la capital del Atlántico se convierte en el escenario de encuentro de expresiones folclóricas, dancísticas y musicales que dan rienda suelta a la alegría de propios y visitantes.

El Carnaval de Barranquilla, la fiesta folclórica y cultural más importante de Colombia, reúne expresiones emblemáticas de la memoria e identidad del pueblo barranquillero, del Caribe colombiano y del Río Grande de La Magdalena.

Su mezcla culturas que sustentan lo que somos como nación, su capacidad de movilización social que supera todo tipo de diferencias y su poder de convocatoria está en el corazón de la gente que hacen de la diversidad un motivo de fiesta y de celebración que alienta el arte popular y mantiene vivo nuestro pasado.

Origen

Tiene su origen remoto en el Carnaval que vino a América desde España. De ahí viene su espíritu de renovación y cambio parecido al que animó estas fiestas en Europa.

El primer Carnaval celebrado en la ciudad se pierde en la historia hace más de un siglo, cuando Barranquilla era una pequeña población.

Sin embargo, han circulado diversas historias referentes a la manera como el pueblo barranquillero festejaba el Carnaval; su forma siempre ingenua, graciosa, festiva y ante todo sana, han permitido que se conserve una tradición que se remonta a hace tres siglos.

Las fiestas de Carnaval, de origen europeo, fueron introducidas a América por los españoles y portugueses.

Las de Barranquilla tienen antecedentes próximos en la celebración que se efectuaba en Cartagena de Indias, en época de la Colonia, como fiesta de esclavos; por esas fechas aparecían por las calles los negros con instrumentos típicos y atuendos especiales, danzando y cantando.

La tradicional novena de La Candelaria, en Cartagena de Indias, sirvió de marco a suntuosos bailes que en el Siglo XVIII concedían un día de fiesta a los negros bozales traídos de África. Esas fiestas constituyen fuente de las principales danzas del Carnaval de Barranquilla.

Declaratoria del Carnaval de Barranquilla

La declaratoria del Carnaval de Barranquilla como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por parte de Unesco en 2003 marcó un hito en la percepción de los habitantes de la ciudad en relación con las fiestas, pues antes de esta declaratoria existí­a una practica social de huir de la ciudad en tiempo de Carnaval debido a que la valoración que se hací­a de la fiesta estaba asociada al desorden y al caos.

Hoy, años después de esta declaratoria, el número de ciudadanos que insiste en esta práctica es muy reducido, pues la valoración que sobre las fiestas se hace después de ser declarado patrimonio de la humanidad es otra.

Este es un aspecto importante pues como reza el slogan carnavalero: ¡Quien lo vive es quien lo goza! Este mandato festivo se ha convertido en una expresión de identidad ciudadana que cada dí­a cobra mas fuerza.

Carnaval de Barranquilla

Un aspecto importante de este proceso de posicionamiento social del Carnaval de Barranquilla se expresa en la estrecha relación que existe entre el fortalecimiento de las fiestas y el crecimiento de la ciudad. Es decir, que en la medida en que la ciudad crece, los eventos de Carnaval se van multiplicando y al mismo tiempo descentralizando.

Precisamente este nuevo rasgo cultural de la ciudad se ha acentuado luego de la declaratoria de Unesco.

En este sentido, la revalorización de nuestro patrimonio cultural nos ubica como una ciudad que al tiempo que valora su patrimonio cultural, lo convierte en un elemento de desarrollo social y de posicionamiento de la ciudad como destino turí­stico y como lugar ideal para la ubicación de nuevos proyectos empresariales.

Una ciudad que valora sus tradiciones y su patrimonio cultural se convierte en un espacio propicio para diversos proyectos de desarrollo.

Para todos los amantes de las tradiciones populares, el Carnaval de Barranquilla es una cita obligada. Las opciones para el disfrute y el goce son múltiples pues cuando la población entra en estado de Carnaval solo hay lugar para la diversión y la valoración del patrimonio cultural común.

Última actualización: